05 noviembre 2013

HUYÓ LA NOCHE

clip_image002

 

En la lívida aureola de un farol, tras deambular por las calles silenciosas, la ciudad dormida, el amor se disipó, apartó su cabeza de mi hombro.

¿Y, sabes que me recordaba su mirada? …el resplandor verde de las ramas de la higuera al ser mecidas por el viento. Pero…sus palabras se volvieron escabrosas, difíciles de entender.

Huyó la noche y supe después, que ella también. Se cubrió mi cuerpo de un escalofrío rodeado por la luz de sus ojos y la música de sus palabras.

Miraba con nostalgia como huía su hechizo bajo la luna, como se perdía el reflejo de las estrellas en los charcos del olvido. Pena de un amor imposible.

Aquel otoño, las sendas de mi destino se sumergieron en un vacío de luna y silencio, en una extraña lejanía.

El poder de este relato, retiene con fragilidad, el eco de la pasión. Pena de un amor imposible. Desde la luz mortecina que alumbra el pasado, te recuerdo encerrada en una burbuja indecente y sucia.

La quietud diurna del presente es alegre. La senda que se divisa parece más luminosa, se pierde en una libertad de un silencio que destila sueños dulces. Allí aparece el cielo que recoge un río preso de sus orillas verdes.

El fuego inquieto de la tristeza será para siempre si no se apagan sus ardientes rescoldos. Me quedaré quieto, junto al manantial mágico de mi bosque, escondido en la niebla, lejos de aquella realidad de perfecto círculo, formada por siete puertas iguales, siete, no, setenta. Fue difícil encontrar la salida a la verdad. Aquel amor estaba listo para el desguace.

Publicar un comentario